La humanidad vive un presente de ficción

Muchas hipótesis y teorías planteadas durante los últimos dos siglos, han sido refutadas o respaldadas, a través de investigaciones llevadas a cabo mediante nuevas tecnologías

Las generaciones que vivieron su etapa de juventud durante las décadas de los 70 y 80, solo podían haber tenido una visión del futuro a través de lo que los programas y películas futuristas y de ciencia ficción presentaban en series, cómics y películas. Alguien mencionó alguna vez que lo que Hollywood presentaba como ciencia ficción, estaba mucho más cerca de ser realidad de lo que creíamos.

La transformación que trae la tecnología se mueve a una velocidad increíble,  lo que hoy nos podría ser muy novedoso, mañana podría ser superado por algo mucho más sorprendente. Hemos visto importantes cambios durante los últimos 20 años, pero esto no se compara con lo que con toda seguridad nos deparan las próximas dos décadas.

El ingeniero venezolano Jose Luis Cordeiro, egresado de MIT, director del Proyecto Millennium y fundador de la Universidad de la Singularidad (Singularity University),  expreso hace dos años:

“Dentro de 30 años podremos saber de qué vamos a morir a partir del análisis de un pequeño dispositivo genético que nos permitirá conocer las enfermedades a las que estamos predispuestos y prevenirlas, pues la medicina del futuro no será curativa, sino preventiva”.

Al respecto, Cordeiro no fue muy acertado, ya que no tuvimos que esperar 30 años. En noviembre del 2018, el científico chino Ji Jiankui anunció que consiguió crear los primeros bebés manipulados genéticamente para resistir al virus de inmunodeficiencia humana, VIH, causante del Sida.

Muchas hipótesis y teorías planteadas durante los últimos dos siglos, han sido refutadas o respaldadas, a través de investigaciones llevadas a cabo mediante nuevas tecnologías; al cambiar los conocimientos que teníamos como base para el funcionamiento de la sociedad, la sociedad se verá obligada a cambiar de la misma manera.  

La tecnología más influyente en esta transformación sin duda alguna es la inteligencia artificial, una singularidad tecnológica que se producirá cuando las máquinas alcancen la inteligencia humana y puedan perfeccionarse sin el concurso del hombre, de la mano con la computación cuántica, una realidad de la que el investigador norteamericano S. Rawlings opina:

Me resulta imposible imaginar la capacidad de esas máquinas del futuro dada la complejidad de las simulaciones, la realidad virtual y los procesos de inteligencia artificial que llevarán a cabo”.

Nuestra realidad está cada día más cerca de convertirse en un mundo de ciencia ficción, a lo que Rawlings añade:

“Me acerco peligrosamente a la ciencia ficción, pero uno puede entrever claramente el momento en que podría borrarse la frontera entre lo virtual y lo real y entre el cerebro de los computadores y el humano, y, aunque como científico me parece algo alucinante, como ser humano me produce escalofríos”.

Desde las propuestas de Tesla a nuestros días, es mucha el agua la que ha corrido por los ríos, igual de imparable es la corriente vertiginosa de lo que llamamos tecnología.