Inteligencia artificial en el reciclaje de residuos

Muchas empresas desarrolladoras de tecnología adelantan investigaciones para lograr el desarrollo de robots que ayuden a la humanidad en el manejo de los desechos.

Una realidad de ciencia ficción

Con el lanzamiento en el año 2012 de la película animada de Pixar WALL-E, tuvimos la oportunidad de imaginar lo que podría llegar a ser el futuro de nuestro planeta al presentarnos un escenario casi apocalíptico: una atmósfera devastada, atiborrada de basura y otros elementos contaminantes consecuencia del nefasto paso de una civilización inconsciente, gracias a la apatía y negligencia de la raza humana con el medio ambiente a través de un consumismo desenfrenado y mal proceso de los desechos, que trajo como consecuencia que el planeta quedara hundido en basura. 
   
La velocidad a la que los eventos consecuentes de la falta de consciencia ambiental se están dando nos lleva a pensar que un futuro tan desastroso para la humanidad, más que una visión fantasiosa es una realidad que nos podría alcanzar.
   
Las cifras de contaminación a nivel mundial son alarmantes, más del 80% de nuestros desperdicios se depositan en rellenos sanitarios al aire libre donde no existe control sobre el manejo de desechos y sólo el 70% de esa basura es recolectada, lo que representa que el restante 30% termina en barrancos, terrenos baldíos, ríos y fuentes de agua que finalmente los arrojan al océano, convirtiéndose en agentes contaminantes y fuentes de infección. La mayor parte de los desechos son reutilizables y reciclables, el problema está en que al mezclarlos se convierten en basura.

Robots recicladores

Al igual que en la película WALL-E, donde la situación de contaminación del planeta lleva a que una empresa privada lance una serie de robots para realizar los trabajos de limpieza necesarios y transformar nuevamente la tierra en un lugar habitable, en nuestra realidad muchas empresas desarrolladoras de tecnología adelantan investigaciones para lograr el desarrollo de robots que ayuden a la humanidad en el manejo de los desechos, labor que ha logrado ya grandes resultados.
   
Uno de estos es el robot separador de residuos Wall-B, dotado de inteligencia artificial que incorpora las tecnologías machine learning y deep learning, y es capaz de cumplir sus funciones por medio del aprendizaje continuo. Igualmente está dotado de visión por computador y un innovador sistema de agarre, los cuales le permiten reconocer imágenes de forma muy parecida a como lo haría un humano, y gracias a su novedoso sistema de sensores de agarre puede controlar la forma de los objetos seleccionados, a fin de separarlos sin alterar su anatomía.
   
ZenRobotics es el principal proveedor de tecnología de clasificación robótica de residuos del mundo, y son los desarrolladores del ZRR (ZenRobotics Recycler), el primer sistema de clasificación robótica mundial, el cual separa las fracciones seleccionadas de los residuos sólidos. Una perfecta combinación de software y hardware que utiliza varios sensores para surpevisar el flujo de residuos continuamente. Su software de control de aprendizaje inteligente y actualizable analiza la información de los sensores en tiempo real, características que hace del ZRR una solución de clasificación robótica de residuos rápida y precisa, catalogada como la más resistente disponible en la actualidad.
   
Existen igualmente otros proyectos destacados que desarrollan la implementación de tecnologías eficientes en los procesos de recolección y manejo de residuos.  La tecnología Max-AI desarollada por BHS es un sistema de Inteligencia Artificial que identifica los materiales reciclables y otros elementos para su recuperación, toma decisiones de clasificación múltiples de forma autónoma, por ejemplo, recuperando separadamente bandejas termoformadas, aluminio y plásticos mezclados mientras se elimina el residuo de una corriente de botellas de PET.

Inteligencia artificial para la recolección de residuos

Ecoembes es una organización medioambiental sin ánimo de lucro española que en unión con diversas empresas, instituciones y universidades ha presentado una serie de proyectos de conservación del medio ambiente. Algunos de estos son:

   

  • Chatbot:  tecnología de inteligencia artificial, capacitado para interactuar con los ciudadanos resolviéndoles las dudas sobre reciclaje. Identifica el contenedor donde depositar cada residuo instruyendo al usuario con voz o con imágenes.
  • Contenedor Go: una herramienta asistida con técnicas de machine learning de inteligencia artificial y cámaras de visión instaladas en los camiones recolectores de envases. Por medio de reconocimiento de imágenes, incrementa la recogida selectiva de envases.
  • Smart Waste: Diseñado para que entidades locales como ayuntamientos, mancomunidades municipales, etc., puedan analizar la recolección de deshechos. Montado sobre una plataforma de inteligencia artificial, ofrece lineamientos que ayudan a las comunidades a mejorar su gestión de reciclaje.
   
Muchos proyectos se desarrollan en la actualidad enfocados a reducir el impacto ambiental causado por los desechos, algunas de ellas apuntan incluso a la eliminación de los camiones recolectores de basura, sistemas de recolección que identifican al ciudadano y transportan la basura por debajo del suelo. El sistema se sirve de la inteligencia artificial y el internet de las cosas para autoregularse y ser más eficiente, haciendo que el ciudadano pague sólo por la basura que genera. Este proyecto ya está funcionando en la ciudad de Bergen, la segunda más grande de Noruega. 
   
Con todas estas innovaciones el futuro del reciclaje inteligente proyecta a ser más prometedor y, aunque la Inteligencia Artificial es todavía nueva en cuanto a la clasificación de basura, los expertos coinciden en que su desarrollo representa un importante avance en el manejo de la problemática de los desechos.

Somos un centro de innovación tecnológica, siempre estamos buscando cuáles son las novedades que aparecen constantemente en el mundo digital, para compartirlas contigo a través de nuestro blog, así podrás estar al día siendo parte activa de la revolución tecnológica que estamos viviendo. Amamos lo que hacemos y es la fuerza que nos lleva a seguir adelante.