“En Indonesia las criptomonedas ya son commodities”

Dentro de las regulaciones se establece que las exchanges de Bitcoin deberán invertir esfuerzos para garantizar la seguridad informática y mantener los registros de las transacciones realizadas

Indonesia ha sido uno de los países que ha buscado alternativas para permitir la circulación y las transacciones con criptomonedas, un proceso que se inició desde el año 2014, pero que se ha dado a conocer de manera legal recientemente, a través del Consejo de Supervisión de Intercambio de Futuros del Ministerio de Comercio de Indonesia (Bappebti), entidad que catalogó a las criptomonedas como objetos de intercambio de futuros o commodities en la bolsa de valores del país.

Se conoce como commodities a los bienes básicos, aquellos productos que se destinan para uso comercial, y que tienen como característica más relevante, que no cuentan con ningún valor agregado, se encuentran sin procesar o no poseen ninguna característica diferenciadora con respecto a los demás productos que encontramos en el mercado, por esto se utilizan como materias primas para elaborar otros bienes.

Finalmente, el país ha reconocido a Bitcoin y a otras criptomonedas como commodities brindando de esta manera un respaldo legal para el movimiento de los activos digitales en el país, lo que obviamente podrán hacer después de cumplir con todos los requisitos previos para operar.

Dentro de las regulaciones se establece que los exchanges de Bitcoin deberán invertir esfuerzos para garantizar la seguridad informática y mantener los registros de las transacciones realizadas durante un tiempo mínimo de cinco años, por lo que deberán utilizar los servicios de expertos en la materia.

La normas emitidas incluyen regulaciones para las bolsas de criptomonedas y el reconocimiento de las mismas como mercancías, lo que lleva a que el comercio de divisas digitales sea legal en el país.

El jefe de Bappebti, Indrasari Wisnu Wardhana, destacó la necesidad de estas regulaciones:


“Queremos dar protección a las personas que quieren invertir en activos criptográficos para que no sean engañados por vendedores fraudulentos”.

Pese a que la implementación de estas nuevas regulaciones para las operaciones de intercambio de activos digitales es una noticia reciente, hay que mencionar que estos servicios han estado operativos en el país desde 2014, pero aunque se les haya dado este reconocimiento formal a los criptoactivos como productos básicos, aún se encuentra prohibida la aceptación de criptomonedas como forma de pago.

También queda establecido que los operadores de criptomonedas deberán contar con un área de soporte al cliente, que cuente con profesionales de seguridad certificados, mantengan los datos de las transacciones durante al menos cinco años y tengan un servidor dentro del país. 

Sin embargo, estas nuevas regulaciones han generado inconformidades entre los operadores debido a varias disposiciones que se establecen en ellas y los afectan directamente de manera exagerada, como la exigencia de un depósito por un billón de rupias(USD 71,17 millones) entre otros requisitos para participar en el comercio de futuros.  

No es fácil el camino que las criptomonedas han tenido que recorrer para poder ir alcanzando algo de reconocimiento y ganando posiciones en los diferentes países. Sin embargo los pequeños logros alcanzados son bastante significativos, ya que con ellos se establecen bases sólidas para que en el futuro muchos otros países sigan abriendo espacio a esta innovación disruptiva de los mercados financieros tradicionales.