La primera casa con tecnología 3D

Con el paso de los años y el consecuente avance de la tecnología, la impresión 3D se ha convertido en un producto accesible para cualquier sitio del mundo.
 
La impresión 3D se refiere a un conjunto de tecnologías que actúan mediante fabricación por adición, creando objetos tridimensionales a través de la superposición de capas sucesivas que pueden componerse de diversos materiales. El resultado es la copia exacta de materiales con diversas propiedades mecánicas, físicas y complejas como órganos humanos, prótesis, herramientas y hasta casas habitables.
 
En el año 2017, en la región de Moscú, se construyó por primera vez una casa mediante el uso de la impresión 3D. Sus creadores fueron la compañía rusa PIK y APIS-COR de Norteamérica que desde hacía meses habían comenzado a planificarla.
 
Esta edificación contó con 38 metros cuadrados y fue montada en 24 horas a través de una impresora grúa que se ocupó de levantar el material a su alrededor y cuyo costo económico solo representó 10 mil dólares, incluyendo la mano de obra, los materiales, el aislamiento y el cableado general.
 
La iniciación en la impresión de casas en 3D incentivó a diversas compañías relacionadas a la tecnología y construcción para comenzar a trabajar y perfeccionarse en esta materia. Este es el caso de la Universidad de Nantes asociada al consejo de viviendas de dicha ciudad, que lograron que Francia se posicione como el lugar donde se establezca la primera casa habitada por una familia que fue impresa mediante la tecnología tridimensional.
 
La vivienda cuenta con 95 metros cuadrados, cuatro dormitorios y el diseño posee paredes curvas que permiten el tránsito de aire y evitan los efectos indeseados de humedad. Además, incluye accesos especiales y los últimos avances tecnológicos para que las personas con discapacidades también puedan habitarla.
 
El primer paso para su realización fue el diseño llevado a cabo por arquitectos y expertos en tecnología. Posteriormente se programó en la impresora tridimensional que finalmente fue trasladada hasta el lugar donde se produjo la impresión. Ésta sólo tomó 54 horas y en cuatro meses se colocaron puertas, ventanas y techo.
 
El proceso fue rápido y sencillo: se levantaron las paredes mediante capas compuestas por aislante poliuretano que fueron rellenadas posteriormente con cemento. Para concluir el proyecto, se colocaron los materiales de abertura y cielorraso. Así, de manera eficiente, la impresión de una casa 3D permitió que una familia francesa pueda obtener su primer hogar.
 
De acuerdo a los informes de los creadores, el valor monetario representa un ahorro del 20% respecto al costo de una vivienda idéntica que se construya mediante el proceso tradicional de construcción.
 
Hace sólo unos pocos meses, la empresa norteamericana New Story planificó un proyecto que busca generar una revolución en el mercado de la construcción de viviendas, con mayor énfasis en países subdesarrollados. Su objetivo es desarrollar la impresión de casas en 3D de manera masiva para facilitar el acceso al hogar de sus habitantes.
 
Claramente, la tecnología tridimensional aplicada a las viviendas del mundo ha llegado para quedarse y revolucionar el mundo de las construcciones en un futuro cercano.

Somos un centro de innovación tecnológica, siempre estamos buscando cuáles son las novedades que aparecen constantemente en el mundo digital, para compartirlas contigo a través de nuestro blog, así podrás estar al día siendo parte activa de la revolución tecnológica que estamos viviendo. Amamos lo que hacemos y es la fuerza que nos lleva a seguir adelante.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.