Michael Dertouzos, el científico que predijo la relevancia de Internet

Fue un visionario en toda la extensión de la palabra, que pasó las últimas décadas del siglo XX estudiando y pronosticando los futuros cambios tecnológicos. 

De estudiante becario extranjero a Director del MIT

Michael Dertouzos fue un científico de la informática originario de Grecia, cuyo nombre tal vez no es muy conocido por muchos. Fue profesor en los departamentos de Ingeniería Eléctrica y Ciencias de la Computación del Instituto de Tecnología de Massachusetts y Director del Laboratorio de MIT para Informática (LCS), llegando a ser uno de los informáticos más influyentes de la historia, y quien literalmente vaticinó la era del Internet. 
   
Al término de sus estudios secundarios, Michael Dertouzos ganó una beca Fulbright para la Universidad de Arkansas y luego de su titulación obtuvo un Ph.D. del MIT, para finalmente vincularse a esta facultad como Académico en 1968, donde posteriormente llegaría a ser Director del Laboratorio de Informática, hasta la fecha de su fallecimiento en el año 2001.

Visionario y futurista

Dentro de las características a resaltar de Michael Dertouzos se destaca su capacidad como visionario, que le permitió predecir la expansión del uso de la computadora con bastante anticipación, al referirse en los años 70 al hecho de que para mediados de la década de los 90, tres de cada cuatro hogares tendrían computadoras de escritorio, lo que ahora conocemos por PC, o a lo que mencionó en 1980 al referirse al mercado de la información, en el que cientos de millones de computadoras estarían interconectadas a través de una red mundial, permitiendo a miles de millones de personas comprar, vender e intercambiar libremente información.
   
Así mismo, Dertouzos fue pionero en muchas áreas de la tecnología, incluso describió un sistema de redes previo a la aparición del Internet, y en los albores de éste se atrevió a expresar que la relevancia de esta tecnología sería bastante trascendental, esto mucho antes de que ésta fuese tan común, previendo cómo afectaría la vida de las persona comunes, y más aún Michael Dertouzos supo ver el poder que representaba Internet para las comunicaciones y la economía global.
 
Este admirable científico de la informática fue un visionario en toda la extensión de la palabra, que pasó las últimas décadas del siglo XX estudiando y pronosticando los futuros cambios tecnológicos, lo cual, según sus propias palabras, hacía con sus imaginaciones técnicas más alocadas pasándolas a través del tamiz de la utilidad humana, motivo por el cual en múltiples ocasiones se expuso a un ridículo prematuro, del cual el mismo tiempo le resarcía.
   
De ahí que en 1999 insistiera en la importancia de traer cada vez más tecnología a nuestras vidas, impulsando a su laboratorio a liderar el proyecto Oxygen en conjunto con el Laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT, con el objetivo de que las computadoras fueran una parte tan natural de nuestro entorno como el aire que respiramos.   

Sus logros y su legado

Durante el tiempo que se desempeñó como director del Laboratorio de Ciencias de la Computación del MIT, logró que éste llegara a ser un próspero centro de investigación, el cual emplea a cientos de personas, quienes se especializan en diferentes áreas del campo de la tecnología y la informática, con logros como el desarrollo del cifrado RSA, un algoritmo de alta relevancia para ayudar a garantizar la seguridad de la transferencia de datos,  la participación y apoyo en el Proyecto GNU,  y la defensa del Internet en su época más crucial.
   
Michael Dertouzos representó un papel decisivo en la definición del World Wide Web Consortium, siendo una figura elemental en la creación de esta alianza de empresas y grupos que promueven la evolución del Internet, para lo cual reclutó a Tim Berners-Lee, quien finalmente sería reconocido como su principal inventor. Posteriormente logró la incorporación de este consorcio al MIT, en donde tiene su sede en Norteamerica, gracias a él.  
   
Su papel en la ciencia también tuvo relevancia en algunos proyectos gubernamentales relacionados a la informática. Durante la administración del presidente estadounidense Jimmy Carter, Michael Dertouzos presidió un grupo asesor de la Casa Blanca que ayudó a rediseñar las redes de computadoras y representó a los Estados Unidos en una delegación de la Conferencia de 1995 del G-7 sobre la Sociedad de la Información. También fue copresidente del Foro Económico Mundial sobre la Sociedad de la Red en Davos, (Suiza) en 1998.  

La obra de su vida en letras

Para la posteridad escribió varias obras que nos reflejan la brillantez de su mente y su capacidad visionaria. En 1980 escribió sobre “El mercado de la información”, concepto que amplió en su libro de 1997, “Qué será: cómo el nuevo mundo de la información cambiará nuestras vidas”, en el cual expresaba que “Si eliminamos el entusiasmo, surge una imagen simple, nítida e inevitable: de un mercado de información donde las personas y sus computadoras comprarán, venderán e intercambiarán libremente información y trabajos de información”.
   
De estas obras vale la pena resaltar la que sería la última, “La revolución inacabada: Computadoras centradas en el ser humano y lo que pueden hacer por nosotros” , publicada en 2001, donde explica que su creencia estuvo siempre en que la tecnología solo sirve para liberar todo el potencial de la humanidad.
   
Michael Dertouzos fue destacado por la revista “Time” como “el informático más influyente del mundo”, y el propio Bill Gates se refirió a él como “el primer verdadero humanista tecnológico”, no solo por su categoría académica, sino por sus características humanas, debido a que Dertouzos, ante todo, fue un humanista preocupado por el servicio que la tecnología podía prestarnos a los humanos y cómo nos ayudaría a mejorar la vida.

 

Somos un centro de innovación tecnológica, siempre estamos buscando cuáles son las novedades que aparecen constantemente en el mundo digital, para compartirlas contigo a través de nuestro blog, así podrás estar al día siendo parte activa de la revolución tecnológica que estamos viviendo. Amamos lo que hacemos y es la fuerza que nos lleva a seguir adelante.