Robots políticos, la nueva aplicación de Inteligencia Artificial

Quienes están detrás piensan que los algoritmos lo cambiarán todo al analizar los deseos y las peticiones de la gente, ya que se podrán implementar rápidas soluciones

Seguramente ignorabas que durante las elecciones del año 2018 en Rusia, el presidente Vladimir Putin, tuvo como contendor a Alisa, un asistente con inteligencia artificial(AI) que se postuló para la silla del Kremlin, que fue presentada por el magnate tecnológico Roman Zaripov, y desarrollada por Yandex el equivalente a Google en Rusia. 

Alisa dirigió su campaña usando consignas como“el sistema político del futuro” y“el presidente que mejor te conoce”, y aunque no ganó, si obtuvo 25,000 votos.

Su campaña utilizó frases que resaltaban las cualidades de una IA, entre ellas “Soluciones bien pensadas, basadas en la lógica y en la honestidad, y no en las emociones, sin pensar en el beneficio personal”, o “Reacciones rápidas, pues la inteligencia artificial analiza la información 7 veces más rápido que los humanos”, entre otras, que seguramente, más que admiración entre los votantes termimó generando de algún modo mucho temor. 

Pero el caso de Alisa no es el único en el que una inteligencia artificial aspira aun cargo político de elección popular. Bajo el eslogan “la Inteligencia Artificial cambiará la ciudad de Tama”, Michihito Matsuda se convirtió en la primera Inteligencia Artificial en ser candidata a alcalde en la ciudad de Tama, Tokyo. 

La publicidad para su elección se vio en camiones, paredes y carteles junto al resto de aspirantes de partidos políticos.  Bajo el eslogan “la Inteligencia Artificial cambiará la ciudad de Tama”, Matsuda prometía liderar “políticas para el futuro” y ofrecer “justas y equilibradas oportunidades para todo el mundo”. El robot no salió elegido pero obtuvo 4.000 votos en las elecciones, lo que ha llevado a la pregunta de ¿esto es una muestra del futuro?

Se une a Alisa y Michihito, SAM, una IA que está siendo creada para las elecciones generales de 2020 en Nueva Zelanda y ha sido llamada la primera política virtual del mundo.  El creador de SAM, Nick Gerritsen, espera que el bot pueda postularse en las elecciones generales de 2020, mientras SAM se está acercando a los votantes a través de Facebook Messenger y comparte sus opiniones sobre el cambio climático, la atención médica y la educación, entre otros temas.

Lo sucedido en las elecciones presidenciales de Rusia y de la alcaldía de Tama en Japón, y lo que se planea en Neva Zelanda, son sólo una muestra del cambio que está experimentando la política en la era de la IA. Antes los humanos peleaban por obtener estos cargos, hoy ya se realizan pruebas para que una inteligencia artificial pueda hacerlo, mañana lo hará, y puede ganar, ya que las personas se sienten cada vez más frustradas con los “políticos humanos”

Quienes están detrás piensan que los algoritmos lo cambiarán todo al analizar los deseos y las peticiones de la gente, ya que se podrán implementar rápidas soluciones debido al almacenamiento de información lo cual liderará la próxima generación.

La idea de un político IA, aún nos parece extraña, incluso aterradora, pero lentamente, los sistemas se están desarrollando sólo para esto. Con esta realidad surgen también las dudas de cuales serían las decisiones que podría tomar un político de IA al ser elegido, ¿que sucederá con los intereses especiales? ¿con las organizaciones que donan dinero a un político y luego piden favores? ¿los dilemas ético políticos? ¿las legislaciones inconvenientes?

Es poco probable, aún, que una inteligencia artificial resulte como ganadora en una contienda política, debido a las dudas y el temor que aún generan este tipo de tecnologías. Sin embargo, no es de descartar la posibilidad, más en este nuevo mundo donde la tecnología empieza a visionarse como reina.