Tecnologías para la salud: Robots cuidadores

Aunque los robots no pueden sustituir a las personas, lo que se busca es desarrollar ayuda que facilite la vida diaria.

Necesidad de cuidados

La tendencia mundial en la sociedad en referencia a las generaciones, muestra que el aumento en el porcentaje de individuos que van envejeciendo es acelerado, fenómeno que se suma a la disminución en la población joven.

Esta circunstancia lleva a que el porcentaje de personal para los cuidados de los adultos mayores sea cada vez más escaso. En países como Alemania por ejemplo, las vacantes para cuidadores titulados tardan en promedio 170 días para poder cubrirse.

Como solución a esta problemática la tecnología se enfoca en el desarrollo de dispositivos de ayuda para adultos mayores y personas con deficiencia de salud. Durante la feria de  tecnología CES 2019, de Las Vegas, se realizó la presentación de algunos productos tecnológicos para el área de la salud.

Tecnologías para el beneficio humano

La tecnología vinculada al sector de la salud ha sido una de las principales tendencias del evento, en el que participaron más de 200 empresas expositoras de este ámbito, las cuales buscan revolucionar la relación entre el enfermo y su doctor, a través de las máquinas.

Una de las propuestas que más se destacó en este campo fue el Bot Care de Samsung, un pequeño y simpático robot que tiene como principal misión asegurar que su dueño y toda su familia se encuentren en buen estado de salud.

Las características de este pequeño robot cuidador incluyen la opción de poder llamar al robot mediante órdenes de voz en cualquier momento y pedirle, tome sus signos vitales y el ritmo cardíaco, para lo que tan sólo, es necesario poner un dedo sobre un sensor integrado en Bot Care. 

Entre otras cosas, el robot, tiene una pantalla con ojos y se desplaza impulsado por ruedas, también es capaz de monitorear ciclos de sueño, recordar al usuario las horas y cantidades que le tocan de medicación, dar consejos sobre ejercicio físico, llamar a los servicios de emergencia en caso de ser necesario y ofrecer terapia musical para reducir los niveles de estrés.

Bot Care puede ser controlado remotamente, lo que por ejemplo permitiría seguir detalladamente y con información al instante sobre la salud de sus padres en caso de que estos sean ya mayores y vivan solos. 

Pero los avances en estas tecnologías, se vienen dando desde hace ya algún tiempo. Precisamente durante la Feria sobre Cuidados Geriátricos, llevada a cabo en marzo de 2018, prototipos similares también fueron presentados, uno de esos “Pepper”, un robot humanoide  que se encuentra en el mercado y entretiene a los ancianos con ejercicios de Tai Chi o concursos de preguntas y respuestas.  

El robot “Pepper” no puede llevar a cabo cuidados reales como el aseo a las personas, peinar o vestirles, y tampoco es lo que se pretende, pero sin duda alguna tecnologías como éstas pueden suministrar ayuda eficiente en lo que a prevención, control de signos vitales, suministro de medicamentos y emisión de alertas médicas se refiere.

En países como Japón el porcentaje de ancianos entre la población es muy alto, las máquinas representan una opción para asumir  tareas de cuidado.  

Aunque los robots no pueden sustituir a las personas, lo que se busca es desarrollar ayuda que facilite la vida diaria. Sistemas que recuerden cuándo hay que tomarse las medicinas o un vendaje que mediante sensores avise al personal sobre el peligro que se produzcan excoriaciones.

Otros avances

En cuanto al acompañamiento para personas mayores y con dificultades de salud, el desarrollo de los hogares inteligentes es una de las tendencias más importantes; hogares en los cuales la tecnología sirva para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores y las personas con problemas de salud.

Igualmente decenas de startups especializadas en salud mostraron también sus productos y servicios como expositores en la CES.  Spire, una pequeña empresa de San Francisco ha creado  sensores que se adhieren a la ropa interior, la idea es elegir algunas prendas de vestir de uso frecuente y a su vez se le añadan los sensores de Spire, entre los que se sugieren los sujetadores en las mujeres y los interiores para los hombres.

Estos sensores con forma rectangular de 4 centímetros de ancho por 2 de alto, mide variables como la respiración, ritmo cardíaco, niveles de actividad, estrés, ansiedad, cantidad y calidad del sueño, información toda ella que se muestra en una aplicación y puede ser seguida tanto por el propio usuario como por su médico.

Los sensores de Spire están ya en el mercado y pueden comprarse en tiendas e internet a un costo de 49 dólares la unidad. 

Otra de las startups dedicadas a la salud que exhibieron su producto en CES fue la China Sleepace, monitorea el ciclo del sueño en bebés y personas mayores para asegurar que estos descansen las horas que su cuerpo necesite y lo hagan de la mejor forma posible.  

Sleepace recoge datos, analiza y emite recomendaciones en relación a la postura corporal o la firmeza del colchón con respecto a la persona que lo está usando. También hace seguimiento del ritmo cardíaco, respiración, movimientos y avisa a los padres inmediatamente si el bebé pasa más de 15 segundos sin respirar.

Productos que permiten el seguimiento remoto de un tratamiento, “wearables” o tecnología ponible que los usuarios integran en su vestimenta, robots que actúan como un cuidador y aplicaciones que asesoran en el diagnóstico de enfermedades centraron la atención en el congreso que se celebró en Las Vegas, y que nos demuestra que la tecnología también está al servicio de nuestra salud.

Fredy Morelo, Emprendedor serial, libertario financiero. Enseña cómo usar la tecnología a favor, innovando en lo personal, así como en lo social siendo el enfoque principal para resolver los problemas más graves de Latinoamérica. Empodera a las personas, haciéndolas asumir responsabilidad de sus propias vidas, para que generen resultados conscientes y favorables.